TRAS EL REPASO DE SUECIA AL TRI…

EKATERIMBURGO, Rusia.- El bacilo de la eliminación circuló en la sangre del Tri, pero no lo tumbó. Así de fácil.

Fue goleado 3-0 por Suecia, pero sostenido por la impensable y mil veces sorprendente victoria de  Corea del Sur 2-0 sobre la irreconocible Alemania.

EL JUEGO aéreo fue letal para la zaga mexicana. Suecia avanzó a octavos como primer lugar de grupo.

En el panorama de México  se asoma Brasil, el pentacampeón del mundo que  debió  sufrir algunos sustos  para, finalmente, vencer 2-0 a Serbia con goles de Paulinho y Thiago Silva a los 36 y 69 minutos del juego celebrado  en el Otkrytie Arena.

Brasil es el asiduo invitado  a  octavos de final. Son 13 ocasiones consecutivas las que ha accedido a esta fase.

OCHOA, el mejor de los once mexicanos, mantuvo su nivel y salvó su vaya en al menos tres ocasiones claras de gol.

Así,  con drama inundando el ambiente  en Ekaterimburgo,  terminó la fase de grupos para México, aturdido hasta  el encéfalo por  la recalcitrante propuesta de buscar el balonazo al área rival olvidando el juego a ras de pasto.

Los defensores europeos no tenían que  pensar mucho. Lo único que debían hacer fue poner la cabeza para despejar el balón.

JAVIER Hernández no encontró espacio y pasó de noche en el juego que cerró la fase de grupos.

Ante la falta de creatividad, el Tri se fue  acorralando.  Era necesaria la entrada de un ariete, un taladro que perforara, por la fuerza, los muros llamados  Granqvist y Larsson. Esto no se dio porque Raúl Jiménez se quedó en la banca.

  Cada envío por aire fue un regalo para los defensores suecos. Ese tipo de accionar fue un insulto al buen futbol.  

UNA de las tres ocasiones en que Ochoa viajó al fondo de su portería.

La parte complementaria fue caótica.  Se  insistió  en jugar por alto y se evidenció la falta  de capacidad para romper el bien organizado cerco defensivo sueco.

Tras varias advertencias, la mayor parte resueltas por Ochoa, llegó el  primer desaguisado, la primera mal pasada  que se presentó a los 50 minutos para el 1-0 con el gol de Augustinsson quien recibió  el balón dentro del  área en solitario tras la falla de marcación de Álvarez y Layún, el primero  por no estar en su zona y este  por ser sólo espectador en la jugada.

LA DIRECCIÓN del penalti fue adivinada por Ochoa, sin embargo el balón iba demasiado elevado.

Tras el gol la descomposición del orden   en el Tri siguió.  Lozano insistente, se estrelló una y otra vez en sus escalonados marcadores. Vela, entre lo ausente  e intermitente; “Chicharito” aislado, sin balones, recogiendo juego lejos de la zona donde debe sabe hacer daño.

Al 62, de nueva cuenta  el silbante  Néstor Pitana apareció para robarse el protagonismo.  Moreno se barrió, como último recurso, al arribo de Marcus Berg quien se perfilaba para sacar el escopetazo.

El juez ignoró las peticiones de los jugadores mexicanos de recurrir al VAR para revisar la jugada. El cobro de la falta  estuvo a cargo del central y capitán Andreas Granqvist quien percutió por arriba y a la derecha de Ochoa.

Mientras tanto en Kazán  Alemania tenía en un puño a Corea que se defendía como gato panza arriba para mantener un 0-0 –hasta ese momento–  resultado que  mantenía en terapia intensiva al equipo de Osorio.

MORENO derribó al atacante «vikingo» y propició el castigo .

El ingreso a la cancha de Marco Fabián  y de “Tecatito” Corona revitalizaron al equipo, pero sin un cambio sustancial  para modificar la historia.

 Lo inentendible fue el ingreso de  Oribe Peralta a los 90 minutos de juego al que se le agregaron 4.

Pero las cosas no salían nada bien. Edson Álvarez se vio inmerso en una infortunada jugada  en la que el balón le pegó ligeramente en el muslo para  entrar a su propio marco, doloroso autogol que le arrancó  el llanto al final del cotejo cuando los jugadores mexicanos estaban sobre  la cancha del Estadio Central  esperando saber el resultado del Corea-Alemania.  

Ya con el juego resuelto Suecia esperó el paso de los minutos hasta que  se concretó su victoria avanzando a los octavos, lo que ha hecho en las últimas cuatro ediciones de la copa del mundo.

CARLOS Vela y Moreno (izquierda) no pudieron concretar el envío de Lozano.

Es su goleada más importante desde 1994 cuando superaron 4-0 a Bulgaria en el cotejo por el  tercer jugar del Mundial de Estados Unidos.  

SIN ROTACIONES

El 51 ocasiones Osorio nunca había repetido alineaciones. Se creía que  buscaba evitar dudas sobre jugadores y puestos. Luego se descompuso  la idea por el manoseo de  elementos en posiciones  en las que debieron  encachar.

México saltó al campo con el mismo once que venció a Corea del Sur en la segunda jornada del grupo. Mismo molde, distinta receta.

EL DATO

Un arbitraje hosco decidió  que a los 15 segundos de  juego el silbante argentino mostró el cartón amarillo a Gallardo.   El hecho se convirtió en un récord de los mundiales  que alimenta sólo a la estadística.

LA SENSACIÓN de peligro se mantuvo cada vez que el balón viajaba al área mexicana.

 


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!