La veracruzana Alma Rosa Martínez, otrora integrante del mítico relevo de 4×100  de la recordada y añorada  “Ola Verde” de los años 60  convivió con leyendas del atletismo mundial  que se dieron cita este viernes en el estadio Olímpico “México 68”  de la capital del país.

La veterana velocista, oriunda de Cempoala, Veracruz, fue parte del equipo veracruzano  que dominó el 4×100  en esa época poseyendo los records mexicano y nacional.

Dada su indiscutible calidad Martínez Dávila, al igual que Teresa Gorospe,  fue convocada para integrar el equipo mexicano que competiría  en los Olímpicos de 1968 siendo Estados Unidos, Cuba y la Unión Soviética los equipos que acapararon el podio.

En  el mismo escenario que hace medio siglo albergó los juegos, Alma Rosa convivió con figuras que marcaron época  como el saltador estadounidense y plusmarquista en el salto de longitud Bob Beamon –su marca de 8.90 metros sigue vigente–  y Dick Fosbury, el mexicano Felipe Muñoz y el keniano Keino Kipchoge   presentes también  en la ceremonia de celebración de los 50 años de la justa.

EL FANTÁSTICO Bob Beamon cuyo 8.90 metros en salto de longitud no ha sido superado luego de 50 años de actividad olímpica.

 Entre las figuras mexicanas  estuvieron los medallistas  de hace 50 años María Teresa Ramírez (bronce 800 metros natación), Felipe “Tibio” Muñoz (oro 200 metros natación), Antonio Roldán (oro en peso pluma boxeo), Joaquín Rocha (bronce peso completo boxeo), Agustín Zaragoza (bronce peso medio boxeo) y Ricardo Delgado (oro en peso mosca).

“Yo salí de un pueblo”, dijo la exatleta  “y vine para acá. Estábamos  con el coach (Tadeuz Kempka) y  de ahí nos seleccionaron para representar a México en los Olímpicos… teníamos los mejores tiempos con el relevo de 4×100 ”, detalló.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!