UNA HISTORIA LLAMADA DELFINES

aquellos

Inolvidables aquellos años en los que el equipo

albinaranja era un estandarte a la alegría y al buen futbol  

Por FRANCISCO ALVARADO

Cada año  revive el espíritu de la camaradería  y los lazos que alguna vez se estrecharon permanecen fuertes.

Eso pasa en los entrañables Delfines de Xalapa, quienes a pesar de los años no son olvidados y forman parte de la “leyenda”  que ahora alienta a  niños y jóvenes de la entidad albinaranja.

¿Cómo olvidar aquella sinergia de los años 90 cuando los Delfines embelesaron, con placer y admiración,  a la afición local?

¿Cómo olvidar el buen trato y organización de las diversas directivas las cuales no daban por alto detalle alguno y manejaba la logística de manera profesional?

¿Cómo olvidar el estadio Quirasco y la “alfombra” que como cancha tenía?

La plantilla era una hermandad y poco o casi nada de pleitos había.

Salir a la cancha del Quirasco y ver las gradas atiborrada de animosidad y de gentío era toda una experiencia que se disfrutaba cada sábado.

En liguillas  los autos se estacionaban a lo largo de la calle Cayetano Rodríguez y servían de plataforma. Desde ahí los aficionados eran testigos del juego sin comprar boleto.

Los árboles se convertían en “torres” para que otros tantos de seguidores “cetáceos” se encumbraran  y presenciaran las acciones.

Desde las lomas del Seguro Social también se veían muy bien los encuentros ¡Hasta ahí había llenos!

¿Cómo olvidar la amargura de perder una final nacional de Tercera División ante unos “Brujos” de San Francisco del Rincón y su victoria de 8-1 en el juego de ida?

¿Cómo olvidar el esfuerzo y apoyo de  directivos como Sergio Benítez Obeso, Gerardo Gallegos, Arturo Aguayo Lozano, Antonio Ballesteros,  José Ramírez Rueda, Rafael Olvera, Héctor Arellano, Carlos Ferráez Matus, entre otros?

¿A caso podemos olvidar la calidad  humana de Rubén «Cuco» Hernández Meza, de su profesionalismo como preparador físico  lo mismo  que Roberto Viveros?

Para conformar al equipo Delfines fueron cerca de 600 aspirantes.

Durante tres días, las visorias fueron encabezadas por el DT “Alemán” Martínez, auxiliado por  Mario “Charchai” Morales, Ignacio Hernández (QEPD) y Enrique “Gajitos”.

Las canchas de Finanzas  y  los extintos “Campos Juárez” fueron se vieron poblados de jóvenes ilusionados. Finalmente la lista de aspirantes fue depurada hasta quedar sólo 25 elementos.

De ahí nació la historia.

De ahí surgieron figuras, los “bienamados” quienes  con humildad y agallas lograron ganarse el corazón de los aficionados.

Defines son historia, hazaña, realidad que ha quedado suspendida en el tiempo y  que reclama,  año con año, su supremacía de fenómeno insuperable por más de dos décadas.

Punto final.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!