“Dios me dio algo mejor…la familia que tengo”: Paul Morales

 

paulmorales

PAUL, con “Beto” García Aspe

Uno de los jugadores más finos y

técnicos de la historia del balompié

 profesional xalapeño, revela el por qué

no firmó con  equipos de Primera División

 

POR PACO ALVARADO

Las nuevas generaciones de futbolistas xalapeños siguen su curso en la historia.

De las pasadas, hay nombres que no se olvidan.

Sería muy difícil hacerlo.

Lo que un ser humano emite como brillante jugador de futbol queda plasmado. No se esfuma.

Los mejores serán recordados siempre.

El nombre de Paul Morales  Sánchez sigue vigente.

Técnica, presencia, anticipación, caballerosidad en la cancha y disciplina eran sus virtudes.

Lo vimos jugar en su mejor nivel.

Hubiésemos deseado verlo más tiempo.

Paúl tenía un futbol fino, serio. Fue seleccionado nacional juvenil. Lo tenía todo, pero… ¿por qué no jugó en Primera División?

Al paso de los años  lo reveló: “Seguramente fue porque Dios  tenía algo mejor para mí y así fue… la familia que hoy tengo”.

Así de sencillo, directo y contundente.

Algo de historia

Recordó Morales Sánchez  lo que vivió como futbolista.  “Es una historia larga y compleja, pero con gusto te platico algo”, dijo de manera sencilla, con esa tranquilidad que adoptan los grandes.

“Jugué 16 años futbol profesional: tercera, segunda divisiones y Liga de Ascenso. Tuve el placer y la emoción de ser seleccionado nacional juvenil y hacer pretemporada con 4 equipos de Primera División.

“En un Torneo Internacional en Estados Unidos  recibí un reconocimiento como Mejor Jugador. Participé en muchos partidos  contra equipos de Primera. Si no jugué oficialmente en uno de ellos seguramente fue porque Dios  tenía algo mejor para mí y así fue… la familia que hoy tengo”.

 

LA FAMILIA, lo importante para el ex futbolista coatepecano.

LA FAMILIA, lo importante para el ex futbolista coatepecano.

“Sería larga la explicación del motivo por el que no firmé contrato con alguno de ellos”, dijo  el coatepecano sobre “Unión de Curtidores, Atlas, Tiburones Rojos de Veracruz y Pumas de la UNAN,  sí, en los tiempos de Hugo Sánchez.

“No te imaginas las barreras que encontré. Los directivos  me decían que ya era de la plantilla, que pasara a firmar, pero siempre pasaba algo raro, cosas tremendas que no te puedes explicar”.

Paul  debutó a finales de la década de los 70 con el Deportivo Universitario Xalapeño  (DUX),  de la Tercera División.  Ese equipo era dirigido por  Julián “Alemán” Martínez.

Posteriormente vistió la casaca de la UV Xalapa,  “Cañeros” de Martínez de la Torre.  Su andar en las cachas lo llevó  a enrolarse  con  Albinegros de Orizaba de la Liga de Ascenso.  Ahí estuvo casi cuatro años. El ocaso fue con Delfines de Xalapa (Segunda División) .

“Ahí ya estaba yo viejito”,  dijo  riendo.

Otra faceta de Paul Morales es la profesional.

Mientras jugaba  con la UV  terminó  sus estudios.

“Soy licenciado en derecho. Estudié en la UV. Actualmente laboro para la SEV en áreas administrativas”.

“Estoy para aconsejar a mi hijo”

Paúl Moral Suárez sigue los pasos de su padre. Forma parte de las fuerzas básicas de Tiburones Rojos. Antes estuvo en Atlas.  También jugó con los Búhos Estudiantes de Xalapa.

“Estoy para dar consejos a mi hijo. Y él debe escucharlos”, dijo nuestro entrevistado.

“En su carrera encontrará obstáculos.  Uno de ellos es la incompetencia que es muy diferente de la competencia. Esta última  exige que te esfuerces más y compitas. Pero la otra  es la peor porque puede venir de muchos lados”.

“Estaré satisfecho  con que mi hijo sea un hombre de bien, un excelente ser humano. Si puede llegar a jugar futbol de alto nivel que así sea”, concluyó.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!