María Fernanda Reyes, la cada vez más espigada pupila del entrenador Héctor Ruiz Esclalante,   aceptó desde hace mucho el reto de luchar  por un boleto a los Juegos Olímpicos de la Juventud que se llevarán a cabo en Argentina dentro de un año.

LA SALTADORA está dispuesta a convertirse en representante de México en los JO de la Juventud. La empresa no será fácil, pero el talento y determinación existen en la atleta.

La saltadora de garrocha y valocista observa, se concentra, fija la mirada en la meta, en el salto, en la carrera, en el esfuerzo y en la voluntad, elemento vital en los que quieren llegar alto.

A sus 15 años ha aprendido a manejar la presión, pieza infaltable en cada entrenamiento y competencia.

Es la líder de su grupo. Ejecuta el ejerció y la repetición de manera casi exacta a lo que quiere el estratega.

Detrás de ella, los demás atletas, cada uno con un futuro prometedor.

Ella inicia ciclo competitivo.  No renuncia a la idea de convertirse en olímpica juvenil. Sabe que será la única oportunidad que tenga porque la próxima  ya sería  en 2022 y es muy probable que para ese entonces tenga en mente ir a los Olímpicos de verano.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!