Águilas  de Xalapa  se coronó bicampeón de la Liga Escolar Permanente y  le ha puesto su sello a la categoría 2009.

El equipo  dirigido por Sergio Amador se impuso 2-0 a Tiburones Rojos,  en una emotiva final llevada a cabo en la cancha de  la escuela preparatoria Artículo Tercero.

Ambiente de fiesta en la grada. Un ir y venir del balón a ritmo de samba y un sol radiante enmarcaron el juego estelar donde la plantilla emplumada ratificó su poderío.

  Las Águilas han llegado a amenazar las marcas de títulos conseguidos  de los mejores  en la historia de la división.

Y es que el buen momento de este equipo desecha toda casualidad y lo convierte en el resultado del trabajo y empeño de los jugadores, cuerpo técnico, directivos y padres de familia.  

Hace una semana se coronó en la  Liga Élite (la vecina de al lado). Hoy lo hace nuevamente en la Escolar. El saberse ganadores  fue una inyección de confianza para los jugadores  y reclamaron el derecho de ser nuevamente monarcas.

Así lo demostró la mayor parte del tiempo.  Tiburones no refutó la iniciativa de los bicampeones.  Eran muchos sus intentos, pero ninguno tan serio como para hacer daño.

Karim Castro  fue el que abrió brecha hacia la corona. Su gol en la primera parte despejó la ecuación que parecía complicar el juego.

En el complemento se advirtió cierta iniciativa de los rojos  que llegaron a dominar  algunos minutos, pero cuando mejor se veían apareció la figura de Yossep  Portilla. Se convirtió en un pequeño Messi quitándose rivales  una y otra vez.

En  una de sus veloces incursiones  se quitó  rivales y al llegar a los linderos del área percutió con potencia, casi sin  acomodarse, para marcar el 2-0.



El equipo de la familia Reséndiz Padilla no baja del podio y su título es el premio a la constancia. Una semana después de coronarse en la Liga Élite lo vuelve a hacer en la Escolar Permanente.

Hacia el final del juego  las Águilas mantuvieron su ritmo y encajonaron al rival que  no dejó de luchar ni por un instante.

Cuando el silbante dio por concluidas las acciones  estalló la euforia en grada y cancha.  Fiel a su costumbre las camisetas de campeones –ahora en color rojo— sustituyeron a las humedecidas  por el sudor generado por el fragor de la batalla.

Hubo baño para el DT Amador y los chamacos disfrutaron a sus anchas una corona ganada a ley.

La familia Reséndiz Padilla, siempre unida en impulsar a los niños  a tener experiencias motivantes  a través del futbol, bajó al terreno de juego. El licenciado Ángel Reséndiz y su esposa Yessica Loolvet Padilla felicitaron a sus jugadores y con ellos se tomaron la foto del recuerdo.

Luego se trasladarían al estadio Quirasco  sede de la ceremonia de premiación y clausura, Ahí la plantilla recibiría el trofeo de campeón.

Así concluyó la temporada en la que las Águilas de Xalapa se consolidaron como el mejor de su categoría.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!