Gustavo Rubio mostraba valores y disciplina. Se apreciaba  en él un futuro promisorio, un aura benéfica, con plus incluido para triunfar en el futbol.

Actualmente se desempeña exitosamente como profesional de la Educación Física. Mira atrás y ve satisfacciones deportivas, momentos inolvidables y experiencias que marcaron su vida positivamente.

El ex Búhos Estudiantes era uno de los jugadores xalapeños  más aventajados de su generación, propicio para escalar  peldaños hasta tocar la gran campana llamada Primera División.

Pero algo pasó en el camino.

“Yo pienso que no fui fuerte mentalmente y no tuve esa hambre de querer transcender, aunque tenía las características y futbol para llegar más lejos”, dijo Rubio Vela, profesor de Educación Física sobre  ese pasado no tan lejano, pero contundente.

Luego explica: “me quedé jugando en Xalapa para terminar con lo profesional y seguir con mi carrera de profesor de educación física. Jugué torneos universitarios. Salimos  campeones en futbol rápido representando a Xalapa a nivel estatal con la Universidad Calmecac”.

Antes de decidirse por  su preparación secular, Rubio llegó a estar en el  Club América de  la Segunda División. No fue registrado.

Luego el espigado jugador tuvo oferta de los Albinegros de Orizaba, pero no quiso quedarse en La Pluviosilla.

Y así, de un plumazo,  el factor  cambió  y Rubio  dejó de lado  el  embeleso de perseguir un sueño cuyo logro requería otra cosa.

 Nuestro entrevistado nació en Xalapa, Veracruz (21 de enero de 1990). Sus  equipos más representativos antes de llegar a la Tercera División  con los extintos Búhos Estudiantes de Xalapa  fueron Cafeteros, Zorritos, Deportivo Landa y el Black Cat.

Durante su historia futbolística tuvo como mentores a destacados estrategas. Mencionó a  “Cuchillo” Herrera, Fernando Monroy, César Vázquez, Alfredo Salmones, Joaquín Espinoza, Alfonso Narváez.

“Con el que más me identifico es con el profe Salmones por sus entrenamientos del día a día tan nutritivos para todo el equipo. Siempre  se aprendía algo todos los días con todos los técnicos, pero él (Salmones) es entrenador muy meticuloso”.

Rubio es seguidor de las Águilas del América  y el Real Madrid de España. Admira a  Cristiano Ronaldo, Michael Jordan y Rafa Nadal.

“Son  distintos deportes, pero en general pienso que en lo suyo son o fueron los mejores en su  época”.

Con su 1.74 metros   Gustavo Rubio lograba superar en salto y arranque a su rivales. Mostró sentido  de la anticipación, virtud que  lo convirtió en un jugador letal.

En cada partido  había uno  o más cazadores de piernas que buscaron lastimarlo. Afortunadamente nunca sufrió una lesión grave.

Su platillo favorito son los tacos al pastor. Su color es el azul y de cine le gusta  la ficción, terror y acción.

De musía le agrada la Banda, Pop y el Reggaetón

El  ex jugador profesional  exhorta a las nuevas generaciones de deportistas a seguir luchando por sus sueños.

“Que nadie  les diga que no se puede. Sean dedicados y cien por ciento disciplinados. No hay más, si en verdad quieren llegar”, concluyó.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!