Es Nicolás Ignacio Castillo Mora.  A días de haber recibido la alta médica  compartió  parte de su entrenamiento a través de video, pero no quiere ver a nadie, al menos por el momento.

La actitud cerrada del jugador  chileno, campeón con su país en la Copa América 2016, es entendible.

La ruptura de ligamentos, primero y luego la trombosis, lo puso  en estado delicado.

El andino agradece a Dios por la posibilidad de volver a la actividad, de gozar de la compañía de sus seres queridos quienes estuvieron con él en su estadía hospitalaria. Y no lo dejan.

 El video muestra  el detrimento muscular  en la pierna derecha del atacante del América. Le espera larga jornada de recuperación, pero eso es lo de menos. Empieza a sanar y quiere volver a las canchas.


Centro de estidios Las mericas
El Duende Canchero
error: Content is protected !!